En clase solemos escoger una versión simplificada de la materia, con la sustancia mínima indispensable, de tal forma que nos de tiempo a ver el mayor número posible de temas. Esta elección también tiene que ver con vuestra (escasa) capacidad de atención. Pero otra forma de aprender sería centrarnos en una sola cosa y verla con profundidad abismal... Por ejemplo, Caperucita Roja se puede contar en tres párrafos o así:



Visto en http://copepodo.wordpress.com/
(Haz clic en HD para ver bien los detalles y las letritas).